Saltar al contenido

Todo lo que necesitas saber sobre el conejo de pascua

conejo de pascua conejito eaester eggs colorear dibujo niños imprimir

El conejo de pascua es una festividad asociada al Domingo de Ramos. Esta fecha celebra la Resurrección de Cristo, por ello la clara referencia a la pascua. Sin embargo, la fiesta del huevo de chocolate nada tiene que ver con la tradición cristiana, aunque haya acabado siendo asimilada a la Semana Santa.

En realidad, si nos remontamos a los albores del tiempo, nos encontramos con una asombrosa similitud. Nos referimos al parecido que existe entre la palabra Easter e Ishtar, también conocida como Astarté.

La primera de las palabras hace referencia al nombre con que se conoce esta festividad religiosa, pero de tradición pagana, en los países anglosajones. En el segundo caso, se hace referencia al nombre de la diosa sumeria de la fecundidad.

El conejo o la liebre de la fertilidad

Existen ciertas diferencias entre quienes defienden el origen del animal de esta tradición. Los que se remontan a tiempos más antiguos, afirman que se trata de una liebre. Ellos son los creyentes en Astarté como origen de la festividad de la pascua.

La teoría no sería descabellada. Ishtar o Astarté era la diosa de la guerra, la sexualidad y el amor. Por ello, se la asociaba con la fertilidad. Este podría ser el origen de esta tradición, que habría nacido en respuesta al agradecimiento a la diosa por las buenas cosechas. Lo que sería, en el mundo pagano, la fiesta de la primavera.

La otra versión, más apoyada por los cristianos, une la festividad con una serie de juegos protagonizados por un conejo. Este simpático animalito vendría al finalizar la Semana Santa, cargado de huevos para los niños.

Por qué huevos o los easter eggs

conejo de pascua conejito eaester eggs colorear dibujo
Huevos de pascua decorados

Liebre o conejo, lo cierto es que impera más la tradición cristiana sobre este tema. Durante la Semana Santa, se impuso la obligación de no comer carne como penitencia durante el tiempo en que se honraba la Pasión de Cristo.

Dice la tradición popular que para estas fechas se hacía acopio de una buena cantidad de huevos para la alimentación de la familia durante la Semana Santa. Para que el huevo no se echara a perder, se cubría con una capa de cera.

Con el paso del tiempo, a alguien se le ocurrió la idea de pintar los huevos para sellarlos, en sustitución del uso del encerado. Poco a poco esta idea se convirtió en afición. Llegaron a organizarse concursos para elegir los huevos de pascua más bonitos y mejor decorados.

En estas fechas, la ornamentación de los huevos de Semana Santa se hizo cada vez más profesional. Incluso, esta actividad pasó a manos de auténticos artesanos dedicados casi en exclusiva a esta labor.

El huevo de chocolate

conejo de pascua conejito eaester eggs hacer cocinar chocolate niños

Con el paso de los siglos y con la costumbre ya bien asimilada, la tradición pasó a festejar el fin de los 40 días de ayuno que marcaba el calendario cristiano.

Los huevos que protagonizaban estas fechas de la primavera ya eran auténticas obras de arte. Sin embargo, a principios del siglo XIX, un maestro chocolatero daría un giro inesperado a la tradición.

Se cuenta que este pastelero era de origen alemán y tuvo la feliz idea de celebrar el final del ayuno con chocolate. Pero no quiso desvirtuar una fiesta tan tradicional. Por ello empleó el chocolate en fabricar huevos.

La fiesta se hizo aún más infantil si cabe. Los niños estaban encantados con esta versión de la primaveral celebración, que ahora finalizaba con un atracón de huevos de chocolate.

Los mejores huevos de pascua de chocolate

Hay muchos tipos y formas que harán las delicias de los niños

ver más ofertas

Como hacer easter eggs

Una manera de que los más pequeños de la casa se diviertan en esta festividad es haciéndoles participes de esta maravillosa actividad. Para ello, vamos a confeccionar nuestros propios huevos de pascua. Necesitaremos:

Ingredientes

 Instrucciones

  • Derrite el chocolate en un cuenco con al baño maría, en caso de no poder ser de esta forma utiliza el microondas.
  • A fuego lento, vamos removiendo el chocolate 4 o 5 minutos más o menos.
  • Con la ayuda del pincel, pintaremos los huecos del molde de dentro hacia fuera, empezando por el centro. Trataremos que el chocolate se quede bien adherido.
  • Dejar en la nevera unos 10-15 minutos.
  • Sacar de la nevera y repetir el proceso de pincelado del molde sobre el chocolate ya existente.
  • Realizaremos este repintado 3 veces.
  • Con cuidado de no romperlos, desmoldaremos los huevos de chocolate, cuando veamos que ya se encuentran lo suficientemente duros.
  • Antes de cerrar el huevo, si queremos poner alguna sorpresa dentro, la dejaremos depositada en una de las mitades.
  • Con la ayuda del pincel, juntaremos las dos mitades y pintaremos de chocolate las juntas para que selle bien.
  • Añádele las decoraciones de azúcar que más te guste cuando este sellado.
  • Envuelve con un papel transparente de regalo, y átalo con un lazo. Quedará de lo más bonito

Los juegos del conejito de pascua

En la actualidad, sobre todo en América y en el norte de Europa, los juegos con este protagonista se han convertido en una fiesta muy arraigada. El día grande se ha enfocado hacia la diversión de los más pequeños de la casa.

Durante esa jornada, preferiblemente por la mañana o a primera hora de la tarde, los niños salen al jardín. El objetivo es encontrar aquellos huevos que el simpático conejo ha escondido previamente en los lugares más recónditos.

El conejo de pascua en todo el mundo

Para aquellos países donde estas fiestas siguen siendo parte importante de su cultura, los conejos y los huevos siguen estando presentes en las celebraciones. Algunas han derivado en eventos que se han mezclado con otras costumbres propias de cada lugar.

Tenemos algunos ejemplos curiosos. Es el caso de los suecos, que visten a sus niños de brujas de pascua y les llevan casa por casa, intercambiando dibujos por chucherías. Por supuesto, los huevos de chocolate son el dulce estrella. Hay que enfatizar la similitud de esta tradición con el “trick or treat” (truco o trato) de Halloween.

En otros lugares, como un pueblecito de Francia, aprovechan la ocasión para utilizar los huevos de otra curiosa manera. Allí, en la región de Aquitania, en los Pirineos Atlánticos, los franceses festejan el Domingo de Resurrección cocinando una impresionante tortilla gigante. En ella participa todo el pueblo de Haux. Sus habitantes aportan los casi 5000 huevos necesarios para confeccionar su plato del día.

Los brasileños, por su parte, prefieren salir a las calles en masa. Es parte de su carácter, les gusta celebrar todo acompañados de mucha gente. Para esta gran ocasión, Brasil tiene su propia tradición.

El Domingo de Resurrección, los nativos recolectan hierbas con propiedades medicinales y se acercan a las iglesias para que los párrocos las bendigan con agua bendita. Es una de esas celebraciones criollas, que mezclan las creencias occidentales con los ritos americanos. Lo que no perdonan es la merienda a base de riquísimas tortas y huevos de chocolate.

Pero si hay un lugar en el que el Domingo de Resurrección esté más vinculado al cuento del conejo, es sin duda, Estados Unidos de América. Es el día de los chiquillos, que reciben chocolatinas y canastos llenos de regalos. Los niños norteamericanos también salen a la caza de los huevos que les ha dejado el conejo de pascua.

La fiesta más conocida de esta fecha es la que se celebra en la Casa Blanca. En sus jardines también se esconden los preciados tesoros de chocolate y hasta el mismísimo presidente del país juega a encontrarlos.

Summary
recipe image
Recipe Name
Huevos de chocolate de pascua
Published On
Preparation Time
Cook Time
Total Time