Saltar al contenido

Conoce al conejo holandés enano y adóptalo como mascota

conejo holandes enano

El conejo holandés enano se caracteriza por su tamaño, además de ser ideal para su uso doméstico. Lo mejor de este tierno animalito es que es muy útil si tienes niños pequeños. No solo estarán encantados con él, sino que les servirá para aprender sus cuidados y ganar en responsabilidad.

El origen de su nombre es debido a que en el siglo XVIII, Inglaterra importaba esta raza de conejos a distintos países. En sus nuevos destinos, debidos por su color, algunos fueron denominados polonaise, para referirse a los de color blanco, y hermine, para los que presentaban otro color.

Características del holandés enano

Aunque, a día de hoy, el conejo holandés enano puede presentar distintas características en función del país donde habiten, todos comparten ciertos rasgos similares.

Pueden existir dificultades para identificarlos, dados los colores de piel que tienen. En España, presentan algunas diferencias con respecto a los estándares de Inglaterra. Con una cabeza más redondeada, en vez de chata, y un cuerpo más alargado que el inglés, su ternura resalta.

Sus orejas son altas, mostrando un gran vigor, a pesar de sus 5 cm de longitud. Su cuerpo es corto, a la vez que alargado y fuerte. Las patas delanteras son cortas y rectas. Destacan sus ojos grandes, los cuales pueden variar de color en función de su pelaje.

Entre los colores que se le reconocen están el blanco, el azul, el negro fuego, el sable, el rojo o pardo, de pelo corto y suave, presentando una excelente calidad. Pesa alrededor del kilo en su etapa adulta, pudiendo rebasarlo ligeramente.

¿Qué cuidados debes darle?

Su tamaño y fidelidad le hacen un ejemplar maravilloso para ser parte de la familia. En lo que se refiere a la su alimentación, no es muy diferente a la de otra raza de conejo.

Dado su pequeño tamaño, te aconsejamos que le des raciones muy pequeñas en varias ocasiones a lo largo del día. Evita el pienso de granja, ya que este podría aumentar su peso considerablemente.

Le puedes ofrecer una mezcla entre pienso, heno y forraje, que le aportará los nutrientes necesarios para que esté fuerte. También le gustan la fruta y las verduras, por ser herbívoro.

Para conservarle en una salud óptima te recomendamos que, al menos una vez al día, dejes que corra por un lugar donde puedas vigilarlo, con el fin de que no se coma nada que pueda dañarlo.

Cepíllalo frecuentemente, para desechar el pelo que suele crecerle en exceso. Esto, a su vez, evitará que pueda comérselo cuando se lama.

Te darás cuenta de que es la mascota perfecta por su ternura y complicidad para con tus niños. Su tamaño tan pequeño te facilitará mucho hacerle un espacio en tu hogar, donde pueda jugar con tus pequeños, que enloquecerán con él.

Cuando compras una mascota como el conejo holandés enano consigues llenar de ternura la casa. Tus niños, además, aprenderán a responsabilizarse, adquiriendo deberes que les servirá en su etapa adulta. Del mismo modo, incentivarás su amor por los animales y el medioambiente, que tanto necesita del ser humano en esta época.