Saltar al contenido

Lionhead o cabeza de león: el conejo enano de nombre heroico

conejo cabeza leon lionhead

El conejo cabeza de león es una raza derivada a partir de algunas variedades de conejo enano. Se trata de uno de los conejos más adorables que podemos encontrar. Ideal como mascota, por ser tranquilo y cariñoso, el cabeza de león, o lionhead, recibe ese nombre por el penacho de pelo que rodea su cabeza durante los primeros meses de vida. Después, en la edad adulta, lo perderá y, aunque le vuelve a nacer, lo hará con algo menos de fuerza.

Aún así, mantendrá su característico aspecto a lo largo de toda su vida, que puede prolongarse hasta los 12 años. Para que un conejo alcance esta esperanza de vida intervienen varios factores. Por ejemplo, el tipo de alimentación, el estilo de vida (conejo doméstico o silvestre), el tamaño (si es enano o gigante) y la raza. Pero lo que más influirá será que le dispenses todos los cuidados y la atención veterinaria que necesite.

Orígenes

Esta hermosa raza se creó en Bélgica hacia 1930 a partir de cruces entre ejemplares de las razas swiss fox y belgian dwarf. O, al menos, es la teoría mejor documentada. Después se popularizaría en Europa y, mucho más tardíamente, en América.

Es importante que no te precipites a la hora de adquirir tu ejemplar de lionhead. Lo que te recomendamos es que, a pesar de lo mucho que te pueda encandilar uno de estos conejillos al verlo en fotografías o en una tienda de mascotas, busques antes entre distintas opciones (criadores, refugios, etc.). Valora, sobre todo, si podrás hacerte cargo de sus cuidados y de los gastos que te va acarrear a lo largo de toda su vida.

Características de la raza

Se trata de un precioso animal que apenas llega a los dos kilos de peso. Tiene grandes orejas, pelaje largo alrededor de la cabeza, corto y denso en el cuerpo, colores variados y fuertes patas. Su carácter es cariñoso, tranquilo y sociable, lo que lo convierte en una mascota perfecta para convivir.

Cuidados del lionhead

​Si vas a instalar la jaula de tu cabeza de león en el jardín o en cualquier otro tipo de exterior, debes tener la precaución de mantenerlo a salvo del ataque de posibles depredadores (por ejemplo, zorros y rapaces) e, incluso, de las otras mascotas de la casa.

La jaula debe ser lo suficientemente grande como para permitirle moverse a placer dentro de ella. Eso no debe impedirte sacarlo como mínimo dos veces al día, ya que su carácter cariñoso y explorador necesita también de esos momentos de libertad.

No se te ocurra bañarlo, pero, en cambio, sí debes cepillar su pelaje con regularidad. Y procura que tenga cerca siempre un trozo de madera o algo similar donde pueda ir desgastando los dientes, ya que estos nunca dejan de crecer.

Su dieta debe ser rica en heno y proteínas, y estrictamente vegetal. Puedes darle verduras frescas y fruta diariamente, pero en pequeñas cantidades. No le des nunca azúcar: su metabolismo no está preparado para digerirlo y puedes provocarle enfermedades como la diabetes.

¿Has leído atentamente cómo cuidar de un conejo enano lionhead? ¡Entonces ya estás preparado para tener el tuyo!